Centros

¿Por qué de momento no utilizaré las Unidades de equipo de Google Drive?

Hace unas semanas, Google incorporó las Unidades de equipo al Drive. La verdad es que hacían muy buena pinta y me puse enseguida a probarlas. Pasado todo este tiempo de prueba, de momento he decidido no utilizarlas en el centro. En este artículo explico los motivos.
(más…)

Cuaderno virtual del profesor, versión 3.1

qv31Estamos ya en el tercer trimestre y muchos equipos directivos comienzan a planificar el curso que viene. Para la mayoría de profesores aún es pronto, que bastante tenemos con el tercer trimestre. No obstante, y para quien quiera ir preparando el próximo curso y probando opciones, he publicado la versión 3.1 del Cuaderno virtual del profesor, con algunas novedades.

(más…)

Sobre actividades de evaluación, exámenes…

Últimamente leo muchos artículos pidiendo la evaluación sin exámenes. Y estoy de acuerdo, aunque hacer un examen un par de veces al año tampoco hace daño, que en la vida también hay que estar preparado para demostrar habilidades memorísticas (carnet de conducir, oposiciones, selectividad …). ¡Pero que quede claro, que he dicho un par de veces al año!

Por mi experiencia en diferentes centros, mayoritariamente la evaluación de los alumnos en las diferentes materias se basa en exámenes, trabajos de contenidos, dossieres de ejercicios en clase y alguna exposición oral. De hecho, los exámenes no faltan nunca y las otras aparecen con mucha menos frecuencia.

Y, también en su mayoría, estas actividades se utilizan como comprobación de que el alumno ha aprendido. Se hacen ejercicios en clase, se explican unos contenidos… y para comprobar que el alumno lo asimila se hace alguna actividad de evaluación de las que he citado (trabajo, dossier, examen …).

Pero las actividades de evaluación yo las entiendo como una parte importantísima del proceso de aprendizaje, no como un comprobación.

Para no concentrar las críticas sólo en los exámenes, tomemos por ejemplo un dossier de clase. ¿De qué le sirve a un alumno entregar un dossier al profesor a final de trimestre y que se le devuelva corregido con una nota? ¿Esto le ha ayudado a aprender o es sólo una medida de control?

Cuando pido dosieres de clase a los alumnos, no es para controlar que la están haciendo, sino para que aprendan. Por tanto, paso mesa por mesa, lo pido y lo miramos con el alumno. Revisamos qué tiene, qué le falta… Y le pido que lo mejore de acuerdo con lo que hemos hablado. Vamos, intento que la actividad de entregar el dosier provoque la reflexión de su aprendizaje. Y reflexionando, aprende mucho más.

Y esta posibilidad de mejora tiene otra implicación tanto o más importante que la reflexión. El alumno parte de su trabajo inicial sin ninguna nota, sólo comentarios, y lo mejora. Por tanto, se compara con él mismo (y no con otros compañeros) para superarse y realizar mejor. No puede compararse con los compañeros porque no tiene ninguna nota, de momento.

Todo el proceso lo documento, por tanto sé qué carencias tenía el primer dossier que ha entregado, las mejoras que tiene el segundo (y el tercero o cuarto … si es necesario). Y, si hablamos de notas, sólo un dosier hará que en mi libreta de notas (digital, evidentemente) aparezcan 3 o 4 numeritos, con un clara evolución que me indica si el alumno está aprendiendo.

Lo mismo ocurriría con trabajos que se soliciten a los alumnos. ¿Tiene sentido pedir un trabajo, recibirlo, corregirlo y volverlo? Ciertamente que con los comentarios que hacemos el alumno sabrá cuáles son sus carencias. Pero me parece más interesante especificar bien qué aspectos queremos que aprenda haciendo el trabajo (aquí las rúbricas nos pueden ayudar mucho) y hacer un seguimiento de la tarea para que pueda ir mejorándolo y, así, mejorar el aprendizaje.

La actividad de evaluación debería servir para que el alumno aprenda, no para que el profesor controle si el alumno sabe o no.

Lógicamente, algunas actividades de evaluación se prestan más a esta reflexión y mejora. En otras, y los exámenes son el ejemplo típico, es muy, muy difícil. Se intenta con los exámenes de recuperación. Si el alumno suspende un examen, se le muestran los errores y se le hace un de recuperación. Pero como principalmente evalúan contenido memorísticos (sino, ¿porque no les dejamos hacerlos con apuntes, ordenadores …?), no hay reflexión posible sobre el aprendizaje.

Habría que enmarcar este concepto de actividad de evaluación en un cambio metodológico en el aula. Tiene poco sentido hacer clases magistrales y luego querer hacer este seguimiento de las tareas y mejorarlas. Pero el artículo sólo quería provocar la reflexión de aquellos que ven la evaluación como una herramienta de control del profesorado para ver si sus alumnos saben o no.

En otro artículo explicaré cómo utilizo las rúbricas en esta concepción de actividades de evaluación, para provocar la reflexión de los alumnos en su proceso de aprendizaje. Y qué peligros puede tener un mal uso, que puede provocar mucho trabajo y que no sirvan para esta reflexión.

Cosas a tener en cuenta si compartimos estructuras de carpetas en Google Drive

Ya aviso de entrada que lo que voy a contar no será sencillo de entender. Si no se está familiarizado con compartir estructuras de carpetas entre usuarios y se conocen los permisos que Google permite, no será sencillo que se pueda seguir la explicación. Si se está familiarizado, no prometo nada, pero intentaré ser claro.

Compartir una estructura de carpetas solo puede tener un inconveniente: que en algunas carpetas demos permiso de edición a muchos usuarios (normalmente a todo el claustro de profesores).
Si la estructura se utiliza en un solo sentido, es decir, unos pocos usuarios cuelgan información (normalmente el equipo directivo) y un grupo numeroso de usuarios sólo visualizan esta información (normalmente el profesorado), no hay ningún problema. Como los profesores sólo pueden ver las carpetas y ficheros, si el equipo directivo tiene claro el funcionamiento del Drive, todo funciona correctamente. Los profesores pueden arrastrarse la estructura de carpetas a su unidad o destacarla para encontrarla con facilidad.

El problema está cuando, en algunas carpetas, el profesorado tiene permiso de escritura, porque tendrá que subir archivos (programaciones, listas de alumnos, actas de reuniones…). En este caso hay que vigilar, ya que sin tener ninguna intención, los profesores pueden hacer que algunas carpetas desaparezcan del Drive de todos los demá profesores. Y que sólo la pueda encontrar el propietario, a través del buscador.

Vayamos por partes y explico un caso concreto de carpetas compartidas con edición que pueden desaparecer. Supongamos que el equipo directivo crea la siguiente estructura de carpetas para compartir con todos los profesores del centro. Supongamos también que tenemos cuatro grupos creados : profes , profes_eso , profes_batx y profes_ciclos.

Entre paréntesis indico el permiso que tienen los profesores (entiendo que el equipo directivo tiene permiso de edición en todas partes):

  • Organitzación general curso XX (profes visualización)
    • Evaluaciones (profes visualización)
      • ESO (profes_eso visualización)
      • BATX (profes_batx visualización)
      • Ciclos (profes_ciclos visualización)
    • Disciplina (profes visualización)
      • ESO (profes eso edición / profes visualización)
        • 1o ESO (profes eso edición / profes visualización)
        • 2o ESO (profes eso edición / profes visualización)
        • 3o ESO (profes eso edición / profes visualización)
        • 4o ESO (profes eso edición / profes visualización)
      • BATX (profes batx edición / profes visualización)
        • 1o Batx (profes batx edición / profes visualización)
        • 2o Batx (profes batx edición / profes visualización)
      • Ciclos (profes ciclos edición / profes visualización)
    • Guardias (profes visualización)
    • Horarios (profes visualización)
      • ESO (profes visualización)
      • BATX (profes visualización)
      • Ciclos (profes visualización)
    • Poyectos de centro (profes visualización)

Hay que fijarse que hay unas carpetas (Disciplina) donde los profesores pueden editar, así pueden colgar documentos explicando las incidencias que tienen en el aula o similar.

Si los profesores entras en el apartado Compartidos conmigo de su Google Drive verán las carpetas compartidas. Y, ojo, que no sólo verán la carpeta Organización general curso XX, sino que también verán las carpetas donde tienen permiso de edición.

gd4

¿Qué debe hacer el profesor?

  • Primera opción: arrastrar toda la carpeta Organización general curso XX en su unidad de Drive. No hay problema, en esta carpeta solo tiene permiso de visualización. Una vez allí, podrá desplegar las carpetas y arrastrar archivos que ya tenga en otras carpetas de su unidad dentro de la estructura de carpetas (donde tiene edición).

gd5

Inconveniente: si el profesor tiene instalada la aplicación Google Drive en su ordenador, de golpe se le empiezan a bajar un montón de documentos en su disco duro. Según sea el centro, estos documentos pueden tener un tamaño importante.

  • Segunda opción: destacar la carpeta Organización general curso XX (por encontrarla con facilidad) y arrastrar a su carpeta sólo aquellas carpetas donde deba poner documentos. Así evitamos que se le copien un montón de documentos en el disco duro.
    En el caso de un profe de ESO (pongamos de 1 º) sería la carpeta Disciplina/ESO/1r de ESO.
    Y aquí tenemos el problema.
    Como en la carpeta superior (Disciplina / ESO) tiene permiso de edición, si mueve esta carpeta, la está moviendo para todos los usuarios. O sea que está sacando la carpeta de la estructura de carpetas. Él la tendrá en su unidad, pero el resto de profesores dejarán de verla. Incluso el propietario dejará de verla (aunque utilizando el buscador podrá encontrarla y colocarla de nuevo en su sitio).
    Puesto que Google ya ve que esto es peligroso, al usuario le muestra un mensaje. Pero habitualmente los profesores dicen Mover y listos.

gd6

Hay que tener en cuenta que es difícil formar a los profesores. Si el profesor arrastra a su unidad una carpeta de la estructura que está dentro de una carpeta donde sólo tiene permiso de visualización, todo funciona bien.
El problema está en arrastrar a su unidad una carpeta de la estructura que está dentro de una carpeta donde tiene permiso de edición.

Y, normalmente, el profesor no tiene ni idea si tiene permiso de edición o de visualización.

Soluciones

  • Hay centros que optan por pedir a su profesorado que no arrastre una carpeta compartida a su unidad (a no ser que explícitamente se lo indiquen). Pero esta solución, desde el punto de vista de la seguridad, no es aceptable. Siempre puede haber algún profesor que por ignorancia arrastre la carpeta que no toca y la haga desaparecer.
  • Otra solución es no compartir carpetas con permiso de edición para los profesores. Pero así perdemos uno de los grandes ventajas de Google Drive: poder compartir información entre todos los miembros del centro en todas direcciones. Y que todo el mundo la pueda localizar fácilmente.
  • La tercera solución es que las carpetas donde los profesores tengan permiso de edición no tengan subcarpetas. Es decir, sólo pueden ser de edición las últimas carpetas de la estructura . De esta manera no hay peligro de hacer desaparecer carpetas.
    Alguien me dirá que entonces lo que se puede hacer desaparecer son los documentos que haya en estas últimas carpetas. Y tendrá razón. Pero arrastrar documentos sueltos ya es más difícil que se realice.
  • La última, y la más complicada pero más segura, es que primero se compartan con permiso de edición las carpetas donde los profesores (o subgrupos de profesores) deben tener derecho. Se comparten las carpetas, sin ponerlas dentro de la estructura.
    Aquellos con quienes hemos compartido la carpeta, la arrastran a su unidad.
    Una vez esto ya ha sido hecho, entonces el propietario ya puede arrastrar la carpeta dentro de la estructura y dar permiso de visualización al resto.
    Como los que la necesitan ya se la han arrastrado, ya no lo vuelven a hacer y por lo tanto, no sacan la carpeta de la estructura.
    Y los otros, los que solo deben visionar, la podrán encontrar dentro de la estructura.
    Evidentemente tampoco es una solución perfecta, ya que si durante el curso los permisos deben cambiar, las cosas se nos complican.

No hay ninguna solución perfecta, al menos de momento. Lo ideal sería que Google permitiera compartir una carpeta con permiso de edición, pero sin permiso de mover su contenido. Pero, de momento, eso no existe.

Espero no haber aburrido demasiado y que se haya entendido (cosa que no tengo muy clara) . Si alguien en su centro utiliza alguna otra solución, estaré encantado de conocerla a través de los comentarios.

Utilización de redes sociales como instituto

Para empezar, los medios de comunicación electrónicos que utilizamos en nuestro centro para comunicar con el exterior (familias y población en general): Web, SMS, correo electrónico, twitter, facebook y instagram. El SMS se utiliza únicamente para informar de las ausencias de los alumnos, así que no diré nada más .

La web: en la web del centro se debe intentar colgar información de interés para las familias . Está muy bien poner el proyecto de centro, los proyectos que se realizan… pero esta información las familias ya la conocen . Por tanto , hay que añadir información que pueda ser útil a las familias que ya tienen hijos en el centro: horarios de los grupos, tutores, horarios de tutoría …
Además, la web es un buen instrumento para mostrar actividades que ya se han hecho ( salidas, actividades de aula, reuniones informativas … ) .
Nuestra experiencia nos dice que la web no es un buen lugar para poner avisos. Las familias y población en general, solo consulta la web para consultas muy concretas. La mayoría no lo hace de forma periódica, por lo tanto los avisos tienen poca difusión.

La web acaba siendo un archivo de actividades que realizan los alumnos del centro, un archivo de documentación para conocer el estilo del centro y un archivo de la información útil del curso para las familias.

Twitter y Faebook : Estas dos redes sociales sí son muy útiles para dar avisos a familias, alumnos, exalumnos, a medios de comunicación locales o población en general. De momento, facebook es mucho más utilizada por alumnos y exalumnos, y twitter por organizaciones y medios de comunicación . En todo caso, las dos redes son ideales para dar información “en tiempo” real de lo que ocurre en el centro .
Además, Facebook tiene una ventaja que se puede aprovechar para aumentar la comunicación. La facilidad que tiene de permitir comentarios facilita la bidireccionalidad. Con twitter también es posible , pero es un poco más complicado seguir las conversaciones y en nuestro caso no se utiliza tanto.
Nosotros también utilizamos estas redes sociales para avisar de artículos que colgamos en la web.
Así pues, twitter y facebook nos permiten una comunicación en tiempo real, para dar avisos, para explicar lo que está pasando y nos permiten feedback de la comunidad educativa .

Alguien podría echar de menos en este artículo la red Google+. Actualmente no la utilizamos porque en nuestro entorno tiene un uso muy limitado. Los alumnos del centro no la pueden utilizar con el correo del centro porque hay limitaciones de edad. Y las familias no parece que de momento la utilizan demasiado . No descartamos añadirla, pero en todo caso tendría el mismo uso que el Facebook.

Instagram: para terminar, una red para mostrar imágenes . Como nos gusta la fotografía y la educación artística, el centro tiene una cuenta en esta red donde colgamos imágenes del centro y su entorno. Tenemos la suerte de estar ubicados en un entorno de naturaleza bastante privilegiado y animamos a los alumnos a que se den cuenta y hagan fotografías que colgamos en esta cuenta.

Es cierto que el centro podría estar en mas redes que serían interesantes (Pinterest, Delicious …), pero también hay que tener en cuenta que sin una actualización periódica de estas redes pierden todo su sentido .

Las publicaciones se hacen de forma distribuida y en algunos casos de forma automática (como el anuncio de nuevos artículos en la web a través de facebook y twitter ) pero se necesita alguien que vele por impulsarlo y por mantener una cierta coherencia estética y de contenidos.

Me parece que no podemos tener centros que educan alumnos que constantemente viven rodeados de redes sociales y al mismo tiempo dejar el centro fuera. Muchas veces el día a día de los centros hace que esta comunicación se olvide, pero debería ser un punto estratégico de todo centro. Tan importante es hacer bien las cosas , cómo explicar lo que se hace .